La biblia en el mundo

Cosmovisión Cristiana

Boris Ramírez   |   Institucional

Agosto 3 del 2019

"Un hombre con ciencia y sin piedad, no podrá llegar a cumplir su verdadera vocación en la tierra; como tampoco un hombre con piedad y sin ciencia podrá hacerlo; pues la piedad nunca es fruto de la ignorancia."

Por donde quiera que estudiemos la historia de la educación, el Cristianismo Bíblico siempre ha desempeñado un papel fundamental, en la fundación de instituciones educativas y en la propuesta de desarrollos pedagógicos basados en el Pacto de Dios, dándole a la Escritura Inspirada un lugar central en la formación de todo ser humano. La Fundación Cristiana Gimnasio Latino, tiene también como objetivo central la formación de estudiantes, teniendo como principio guía la voluntad revelada, contenida en la Biblia.

El hombre debe amar a Dios con todo su corazón, con toda su mente y con todas sus fuerzas. Y no podrá aprender a hacerlo a menos que tenga como guía la Palabra de Aquel a quien debe amar. El hombre debe amar a Dios con todo su corazón, pero para poder hacerlo necesita de un corazón transformado por el poder divino, que obra por medio de la Palabra. El hombre debe amar a Dios con toda su mente, pero para poder hacerlo necesita conocer la verdad, ya que el conocimiento del hombre fue envanecido en las tinieblas a causa del pecado. El hombre necesita conocer la verdad no sólo en asuntos de fe, sino también en asuntos de ciencia. Y cuando la mente del hombre es usada para la gloria de Dios, entonces, el hombre puede llegar a conocer la verdad. El hombre debe amar a Dios con todas sus fuerzas, pero para lograrlo debe primero aprender y reconocer, que todos los talentos y dones que posee le han sido dados por el Creador de todas las cosas. Que por esta razón deben ser usados para beneficio del prójimo y sólo para la gloria de Dios.

Esta dirección Bíblica se encuentra expresada en tres palabras que porta el escudo de La Fundación Cristiana Gimnasio Latino: Fe, piedad y ciencia.

La fe es un don de Dios dada al hombre para que crea que Dios existe, no sólo como Creador, sino también como Señor y Salvador de todo aquel que se encuentra en una condición de pecado y merecedor de la condenación eterna. Sin esta fe es imposible agradar a Dios. Y esta es la razón por la que la educación debe estar cimentada en la Palabra de Dios, ya que la fe llega por el escuchar la Escritura.

Un hombre con ciencia y sin piedad, no podrá llegar a cumplir su verdadera vocación en la tierra; como tampoco un hombre con piedad y sin ciencia podrá hacerlo; pues la piedad nunca es fruto de la ignorancia. El hombre debe cumplir una vocación en la tierra desde que el Señor Dios lo puso en el huerto para labrarlo. En aquel primer hombre, llamado Adán, se encontraban presentes estos atributos. Pero en el hombre de hoy, cuya naturaleza es caída, estos atributos deben ser formados por la acción divina que opera por medio de su Santa Palabra.

El hombre debe ser piadoso, es decir debe amar a Dios y a su prójimo con una santa disposición. Pero esta santa disposición es puesta en práctica cuando el hombre usa la ciencia para cumplir su vocación en la tierra y para usar todos sus dones para la gloria de Dios. Es por esto que la fe, la piedad y la ciencia, deben ir juntas en la educación de nuestros estudiantes. Pues el hombre ha sido creado para glorificar a Dios y para deleitarse en Él. Y no para conseguir sus fines egoístas en este mundo.

Por todo esto, es nuestro deber como participantes de la educación, de niños y jóvenes, cumplir nuestra vocación de ser sembradores de la Palabra de Dios y de la una ciencia enfocada en glorificarle a Él. Pues sólo así podremos ser instrumentos en la formación de hombres y mujeres que glorifiquen a Dios. Sembrar la Santa Palabra, en los corazones juveniles, dejando el resultado al Señor, esta es nuestra vocación docente en La Fundación Cristiana Gimnasio Latino.

¡A Dios sea la Gloria!,

Boris Ramírez

Boris Ramírez

Maestro de Artes, Ética y Filosofía
Arquitecto y Licenciado en Estudios Teológicos

Información de contacto